Audiencia 21.3.2108. PP Francisco

Y hoy es el primer día de la primavera: ¡buena primavera! ¿Pero qué pasa en primavera? Las plantas florecen, los árboles florecen. Os haré algunas preguntas. Un árbol o una planta enfermos, ¿florecen bien si están enfermos? ¡No! Un árbol, una planta que no es regada por la lluvia o artificialmente, ¿puede florecer bien? No. Y un árbol y una planta de la que se han arrancado las raíces o que no tiene raíces, ¿puede florecer? No. Pero sin raíces, ¿se puede florecer? ¡No! Y este es un mensaje: la vida cristiana debe ser una vida que debe florecer en obras de caridad, en hacer el bien. Pero si no tienes raíces, no podrás florecer, y la raíz ¿quién es? Jesús! Si no estás con Jesús, allí, en la raíz, no florecerás. Si no riegas tu vida con la oración y los sacramentos, ¿tendrás flores cristianas? ¡No! Porque … Continuar leyendo

Mensaje del Prelado (19 marzo 2018)

A san Josemaría le conmovía la sencillez y grandeza de san José: su vida ―la de «un artesano de Galilea, un hombre como tantos otros»― estuvo íntimamente unida a la de Jesús y de María. En su figura, descubría los rasgos de quienes se saben llamados por Dios a vivir con Él la vida de cada día, con todo lo que trae consigo, también de imprevistos y de preocupaciones. San José habitaba bajo el mismo techo que Dios. Quizá podríamos pensar que en esto no parece «un hombre como tantos otros». Sin embargo, ¿no rezamos nosotros: «Señor, no soy digno de que entres en mi casa»? Y, si le dejamos, Él entra. Y le basta una palabra para sanarnos (cfr. Mt 8,8).

Hoy especialmente, con toda la Iglesia, contemplamos a José, este hombre justo y fiel. Confiémonos a su intercesión, para que nos ayude a corresponder … Continuar leyendo

Audiencia 14.3.2018. Papa Francisco

Continuamos la catequesis sobre la santa misa. En la Última Cena, después de que Jesús tomó el pan y el cáliz de vino, y dio gracias a Dios, sabemos que “partió el pan”. A esta acción corresponde, en la Liturgia eucarística de la misa, la fracción del Pan, precedida por la oración que el Señor nos ha enseñado, o sea, el “Padre nuestro”.

Y así comienzan los ritos de Comunión, prolongando la alabanza y la súplica de la Plegaria Eucarística con el rezo comunitario del “Padre Nuestro”. Esta no es una de las tantas oraciones cristianas, sino que es  la oración de los hijos de Dios: es la gran oración que nos ha enseñado Jesús. De hecho, dado el día de nuestro bautismo, el “Padre Nuestro” hace que resuenen en nosotros los mismos sentimientos que hubo en Cristo Jesús. Cuando rezamos el “Padre nuestro” rezamos como … Continuar leyendo

Audiencia 7.3.2018 Papa Francisco

Continuamos la catequesis sobre la santa misa y con esta catequesis nos centramos en la Plegaria Eucarística. Cuando finaliza el rito de la presentación del pan y del vino comienza la Plegaria Eucarística que califica la celebración de la Misa y constituye su momento central, ordenado a la santa Comunión. Corresponde a lo que hizo el mismo Jesús en la mesa con los apóstoles en la Última Cena, cuando “dio gracias” sobre el pan y luego sobre la copa de vino (cf. Mt 26,27; Mc 14:23; Lc 22,17.19; 1 Cor11,24): su acción de gracias revive en cada Eucaristía nuestra, asociándonos con su sacrificio de salvación.

Y en esta solemne plegaria – la plegaria eucarística es solemne – la Iglesia expresa lo que cumple cuándo celebra la Eucaristía y el motivo por el que la celebra, es decir hacer comunión con Cristo realmente presente en el pan … Continuar leyendo

Carta Placuit Deo a los Obispos de la Iglesia Católica sobre algunos aspectos de la salvación cristiana

  • Introducción
  • «Dispuso Dios en su sabiduría revelarse a Sí mismo y dar a conocer el misterio de su voluntad (cf. Ef 1, 9), mediante el cual los hombres, por medio de Cristo, Verbo encarnado, tienen acceso al Padre en el Espíritu Santo y se hacen consortes de la naturaleza divina (cf. Ef 2, 18; 2 P 1, 4). […] Pero la verdad íntima acerca de Dios y acerca de la salvación humana se nos manifiesta por la revelación en Cristo, que es a un tiempo mediador y plenitud de toda la revelación»[1]. La enseñanza sobre la salvación en Cristo requiere siempre ser profundizada nuevamente. Manteniendo fija la mirada en el Señor Jesús, la Iglesia se dirige con amor materno a todos los hombres, para anunciarles todo el designio de la Alianza del Padre que, a través del Espíritu Santo, quiere «recapitular en Cristo todas … Continuar leyendo
  • Audiencia 28.2.2018. Papa Francisco

    Continuamos con la catequesis sobre la santa misa. En la liturgia de la Palabra —sobre la que me he detenido en las pasadas catequesis— sigue otra parte constitutiva de la misa, que es la liturgia eucarística. En ella, a través de los santos signos, la Iglesia hace continuamente presente el Sacrificio de la nueva alianza sellada por Jesús sobre el altar de la Cruz (cf. Concilio Vaticano II, Const. Sacrosanctum Concilium, 47). Fue el primer altar cristiano, el de la Cruz, y cuando nosotros nos acercamos al altar para celebrar la misa, nuestra memoria va al altar de la Cruz, donde se hizo el primer sacrificio. El sacerdote, que en la misa representa a Cristo, cumple lo que el Señor mismo hizo y confió a los discípulos en la Última Cena: tomó el pan y el cáliz, dio gracias, los pasó a sus discípulos diciendo: «Tomad, comed… bebed: … Continuar leyendo

    Discurso del Santo Padre al Clero de Roma – Basílica de San Juan de Letrán – 15 de febrero de 2018

    Papa Francisco: Buenos días. Procuraré decir algo sobre las preguntas que me habéis hecho, las preguntas que ha hecho cada grupo.

    Mons. Angelo De Donatis: Algunos sacerdotes prepararon unas preguntas que yo llevé al Papa Francisco y ahora las responde, según las diversas edades de los sacerdotes: los jóvenes, los mayores y los ancianos.

    Papa Francisco: El grupo de los más jóvenes: “Muchas vocaciones nacen bien, pero luego se resfrían, se habitúan, se apagan. ¿Cómo se pasa del enamoramiento al amor en la vida sacerdotal? Es decir, ¿cómo podemos esperar que toda la humanidad del sacerdote se involucre alrededor de ese centro que es el nuevo amor por el Señor? ¿Y cómo se afrontan los deseos, las aspiraciones, las limitaciones? ¿Cómo vivir con libertad la vida sacerdotal que se nos pide asumir con amor, pero que, en el día a día, se complica con mil rúbricas y deberes? A veces … Continuar leyendo

    Audiencia 13.2.2018. PP Francisco

    Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

    Buenos días, aunque el día no sea muy bueno. Pero si el alma está contenta el día es siempre bueno. Así que ¡buenos días! Hoy la audiencia se hará en dos sitios: un pequeño grupo de enfermos está en el Aula, a causa del mal tiempo y nosotros estamos aquí. Pero ellos nos ven y nosotros los vemos en la pantalla gigante. Los saludamos con un aplauso.

    Continuamos con la catequesis sobre la misa. La  escucha de las lecturas bíblicas, que se prolonga en la homilía, ¿a qué responde?  Responde a un derecho: el derecho espiritual del pueblo de Dios a recibir abundantemente el tesoro de la Palabra de Dios (véase la Introducción al Leccionario, 45). Cada uno de nosotros cuando va a misa tiene el derecho de recibir con abundancia la Palabra de Dios, bien leída, bien … Continuar leyendo

    Carta del Prelado (14 febrero 2018)

    Queridísimos: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

    Os escribo brevemente, con el recuerdo aún vivo de los días pasados en Brasil, donde he podido palpar una vez más la vitalidad de la Iglesia y de la Obra. En mis encuentros con muchísimas personas, familias, y tanta gente joven, saltaba a la vista la alegría y el deseo de trabajar por Dios. Démosle gracias, porque todo esto es de Él.

    Este sentimiento de gratitud surge especialmente hoy, al cumplirse 75 años del 14 de febrero de 1943, cuando san Josemaría recibió una nueva luz fundacional sobre la Obra: la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz. En este aniversario os quiero transmitir, a mis hijos sacerdotes incardinados en la Prelatura o en las diversas diócesis, el agradecimiento de todos en la Obra por vuestra generosa entrega al servicio de las almas. … Continuar leyendo

    Audiencia 7.2 2018. PP Francisco

    Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

    Seguimos con las catequesis sobre la santa misa. Habíamos llegado a las lecturas.

    El diálogo entre Dios y su pueblo, desarrollado en la Liturgia de la Palabra en la misa, llega al culmen en la proclamación del Evangelio. Lo precede el canto del Aleluya – o, en Cuaresma, otra aclamación – con el cual “la asamblea de los fieles acoge y saluda al Señor quién le hablará en el Evangelio”[1]. Como los misterios de Cristo iluminan toda la revelación bíblica, así, en la Liturgia de la Palabra, el Evangelio es la luz para entender el significado de los textos bíblicos que lo preceden, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Efectivamente “Cristo es el centro y plenitud de toda la Escritura, y también de toda celebración litúrgica”[2]. Jesucristo está siempre en el centro, siempre.

    Continuar leyendo